Texto

¡Prender fuego al corazón de Cristo!
para después
               nada...
Esparcir las cenizas doradas de la jueventud
en la ciudad
de los mutilados.
Con pólvora en las manos
no queda sitio para
la esperanza.
HongoPictures